Sobre Ángeles y Demonios

Los ángeles en la Biblia

mensajeroDios1. El término “ángel”: ‘ángelos’, ‘malak’: “mensajero”. Nombre de función, no de naturaleza. El término puede aplicarse a los seres humanos (Lc 7,24.27; 9,52). Son mensajeros celestiales, con diferentes funciones (Ex 14,19; 2 Re 19,35). Cualquier criatura celestial, superior a los hombres y mujeres, pero inferior a Dios, encargada de ejercer cualquier función en el mundo visible e invisible.

2. Aparecen en la corte celestial (Job 4,8), como servidores, santos (Job 5,1), como hijos de Dios (Job 1,6) o del Altísimo (Sal 89,6), como fuertes, héroes, vigilantes (Sal 78,25; 103,20; Dan 4,10.14), que constituyen el ejército de Dios (1 Re 22,19; Jos 5,4; 1 Sam 1,3; Sal 25,10). Una infinidad de ángeles aparece en Dan 7,10; Lc 2,13-14; Ap 5,11 miles de millones...

3. También su jerarquía: los querubines y serafines (Ez 10; 1 Sam 4,4; 2 Sam 6,2), en el paraíso y en el arca (Gén 3,24; Ex 25,18). Los serafines o ardientes (Is 6,2-7). También el ángel de Yahvé es el más importante (Gén 16,7-13; 22,11-18; Ex 3,2-6; 14,19; 23,23; Núm 22,22, Jue 6,11), pues está en los momentos más importantes de la historia bíblica, incluso en la infancia y en la vida de Jesús (Mt 1,20.24, 2,13.19; Lc 1,11; 2,9). También tenemos una jerarquía angélica en Col 1,16; 2,10; Ef 1,21; 1 Ped 3,22.

4. También se habla de los ángeles de la guarda y de los arcángeles (libros de Tobías y Daniel, con respecto a Rafael y Miguel). Ver Tob 12,15; Dan 7,10; 10,13-21; 8,6; 9,21 en el caso del ángel Gabriel. Aparecen como intérpretes, guardianes e intercesores (Tob 12,12; Sal 91,11; Mt 18,10). Los libros apócrifos hablan de Uriel, Rafael, Raguel, Miguel, Sarcoel y Gabriel (Henoc 20,1-8). Arcángel significa “ángel príncipe” (Dan 10,13.21; 12,1; Jds 9).

5. En la vida de Jesús aparecen los ángeles, en los momentos más decisivos de su vida: en su infancia (Mt 1,20.24; 2,13.19), en el anuncio de su encarnación en María (Lc 1,19.26); en su nacimiento (Lc 2,9-14) y durante su ministerio público (Jn 1,51; Mc 1,13; Mt 4,11; Lc 22,43), están a su disposición (Mt 26,53) y proclaman su resurrección (Mc 16,5-7; Mt 28,2-3; Lc 24,4). Jesús habla de ellos como de seres vivos y reales (Mt 22,30, Mc 12,25; Lc 20,36, Mt 18,10).

6. Teológicamente, el Nuevo Testamento habla de que, con su encarnación, Cristo se hizo inferior a los ángeles (Heb 2,9), pero con su resurrección fue colocado por encima de ellos (Ef 1,21) que, de hecho lo adoran (Heb 1,6-7) y lo reconocen como Señor (Ap 5,11-12; 7,11-12), ya que han sido creados por Él y para Él (Col 1,16). Los ángeles serán en el día del Señor los ejecutores del juicio de los seres humanos (Mt 13,39.49; 24,31).

7. En la vida de la Iglesia, aparecen los ángeles gozando de la veneración y estima del pueblo, pero sin caer en especulaciones fantásticas y exageradas. El Nuevo Testamento condena el culto excesivo que se les daba (Ap 22,8-9). La Carta a los Colosenses en una muestra de ello, pues en ella había comenzado una herejía llamada gnosticismo, que veneraba a los ángeles (2,18), también a los elementos del mundo (2,8.20), a los principados y potestades (1,16; 2,10.15), poniéndolos por encima de Cristo (primus inter pares), además de la observancia de ciertos preceptos. La carta responde con su cristología, afirmando que Cristo es el Señor de los ángeles. Está por encima de ellos.

8. Sin embargo, a los ángeles se les reconoce sus diversas funciones, en relación con la difusión de la palabra de Dios (Hech 1,10-11; 5,19; 12,7-10; 8,26; 10,3; 11,13; 27,23). Son intercesores ante Dios según Ap 5,8; 8,3, protegen a la Iglesia y, junto con su jefe san Miguel, combaten por su salvación (Ap 12,1-9). Están junto a los justos en el paraíso (Lc 16,22) y en la tierra asisten a la liturgia terrestre (1 Cor 11,10), desde el cielo contemplan las luchas que sostienen los predicadores del evangelio ( 1 Cor 4,9).

9. Los ángeles aparecen en la enseñanza de la Iglesia (Catecismo de la Iglesia Católica, números 328-336, ver anexo), lo que realmente son y sus diversas funciones en la vida de la Iglesia.

¿Existe realmente el diablo?

diabloLa Biblia y la enseñanza de la Iglesia dan por supuesta la existencia del Diablo. En la práctica sentimos su fuerza cada día en nosotros y en el mundo en que vivimos. Ahora bien, el Diablo no es el ser que dibujamos, como un fantasma o monstruo con cachos y rabos, sino una realidad maligna, cuya influencia la percibimos en el mal que existe en el mundo. La palabra “Diablo” significa calumniador.

La Biblia lo llama también Satanás; esta palabra viene de la palabra hebrea satán, que significa incomodar. En general tiene sentido de acusador y designa, en particular, a la persona que en el tribunal hace el papel de abogado acusador, en este sentido el Diablo es el acusador ante Dios (Jb 1,6-22; 2,1-7; Zac 3,2). Es el adversario de Dios y de los seres humanos.

No podemos negar que en el mundo existe una fuerza del mal, que se opone a Dios y a sus planes de salvación, como también a los seres humanos. Es una fuerza que se hace sentir, tanto a nivel personal como social, hostil a Dios, pero que no fue creada por Él. Es el Diablo. San Pablo lo llama el dios de este mundo (2 Cor 4,4; Ef 2,2). San Juan le dice el príncipe de este mundo (Jn 12,31) y Jesús lo llama el fuerte (Mc 3,27). Toda vez que el ser humano se somete a él, cada vez que elige el mal, se hace esclavo del Diablo y del pecado (1 Jn 2,8.10).

El Diablo es el poder del mal en el mundo, que nos tienta a todos (1 Cor 10,13; Lc 22,31). Se manifiesta bajo muchas formas. La Biblia no explica su origen, como tampoco el origen del mal en el mundo (Gén 3). Y no puede explicarlo. Simplemente afirma que ambos existen, que hay una fuerza terrible que atrae al mal, que nos puede arrollar. Y lo nombra diciéndole: Diablo, Satanás, Tentador, Acusador.

En Israel había unas leyendas que decían que fue un ángel caído Podemos, pues, darle otros nombres y otras explicaciones. Lo cierto es que existe y cada vez que vemos y experimentamos los males en este mundo, detrás de ellos está el espíritu del mal.

Pero lo bello de todo esto, si bien el Diablo y el mal existen, hay otra fuerza mucho más grande y poderosa que él. Es la de Jesucristo, es la del bien. Gracias a la muerte y resurrección de Jesucristo, el mal ya ha sido vencido. La resurrección de Jesucristo es la garantía de que el poder de las tinieblas está aniquilado (Jn 12,31). Que todos los seres humanos hemos de hacer el bien y sembrar la semilla del Reino de Dios en el mundo, para poder así vencer las fuerzas malignas que existen entre nosotros.

Y esto lo pueden hacer por la oración, el ayuno y la fe (Rom 16,20; Ef 6,11). Este poder del mal, personal, que actúa en la humanidad, será definitivamente vencido al final de los tiempos, gracias al poder de Cristo. Perderá toda su fuerza para siempre (Ap 20,10) y así, Dios será todo en todos (1 Cor 15,28). Este es el mensaje del Nuevo Testamento, en especial, el del libro del Apocalipsis, que invita a la esperanza y a serenarnos ante los embates del mal.

¿Qué hay del tal Lucifer, se dice que es un ángel caído?

Para tratar de explicar el origen del Diablo, el pueblo de Israel echó mano de leyendas populares y de narraciones mitológicas. La comunidad del tiempo de Jesús las conocía y contaba, pues venían desde muy antiguo. Una de ellas era la de los ángeles caídos. Según esta leyenda, que no está en la Biblia, los ángeles eran espíritus puros y buenos ante Dios. Uno de ellos, llamado Luzbel o Lucifer, tenía envidia de Dios y se reveló contra él, arrastrando consigo a un buen número de ángeles, que luego pasaron a ser ángeles malos o demonios. Todos ellos fueron precipitados al infierno. A todos, desde niños, nos contaban estas historias tan llamativas del Diablo, aún en la misma catequesis.

Lucifer o Luzbel es lo mismo. Lucifer significa “el portador de la antorcha”. No faltaron a propósito textos bíblicos o extra - bíblicos, para apoyar la idea de la caída de Lucifer, aunque, a ciencia cierta, la Biblia no habla claramente de la caída de los ángeles. Así, en el texto de Is 14, 12 se habla de cómo cayó de los cielos, un tal Lucero, hijo de la Aurora. Se trata de la caída de un tirano, que no sabemos a ciencia cierta de quién se trata (podría tratarse de un rey de Babilonia). Lo cierto es que los Santos Padres pensaban que era el Diablo.

También, siguiendo con la idea de la caída de un rey, en este caso, del rey de Tiro, el profeta Ezequiel habla de que este soberano era el sello de una obra maestra, lleno de sabiduría y acabado en belleza (Ez 28,12). La leyenda decía que Lucifer era un ángel bellísimo. Aplicando este texto a la leyenda, podría verse alguna alusión a la caída de Lucifer (Ez 28,2). En realidad, el texto bíblico no dice nada al respecto.

Otros veían a Lucifer representado en la estrella que cae del cielo a la tierra de Ap 9, 1, o del dragón arrojado del cielo por san Miguel Arcángel (Ap 12,7-9). Otros piensan en esta estrepitosa caída del Diablo, leyendo Lc 10,18; Ap 20,1-3 y otros textos bíblicos como 2 Ped 2,4; Jds 6, que hablan del pecado de los ángeles. ¿Qué podemos pensar de todo esto? En realidad, son interpretaciones ingenuas del Nuevo Testamento, es decir, que no alcanzan la profundidad del mensaje que tiene para nosotros.

Dejando de lado el relato legendario de Lucifer, la Iglesia enseña al respecto:

Tras la elección desobediente de nuestros primeros padres, se halla una voz seductora, opuesta a Dios (cf Gn 3,1-5) que, por envidia, los hace caer en la muerte (cf Sb 2,24). La Escritura y la Tradición de la Iglesia, ven en este ser a un ángel caído, llamado Satán o diablo (cf Jn 8,44; Ap 12,9). La Iglesia enseña que primero fue un ángel bueno, creado por Dios...

La Escritura habla de un pecado de estos ángeles (2 P 2,4). Esta “caída” consiste en la elección libre de estos espíritus creados, que rechazaron radical e irrevocablemente a Dios y a su Reino. Encontramos un reflejo de esta rebelión en las palabras del tentador a nuestros primeros padres: “Seréis como dioses” (Gn 3,5). El diablo es “pecador desde el principio” (1 Jn 3,8), “padre de la mentira”... (CEC 391-392).

Ángeles y demonios en el Catecismo de la Iglesia Católica (anexo)

El Catecismo de la Iglesia Católica dice sobre los ángeles y demonios lo siguiente:

325 El Símbolo de los Apóstoles profesa que Dios es "el Creador del cielo y de la tierra", y el Símbolo de Nicea-Constantinopla explicita: "...de todo lo visible y lo invisible".

326 En la Sagrada Escritura, la expresión "cielo y tierra" significa: todo lo que existe, la creación entera. Indica también el vínculo que, en el interior de la creación, a la vez une y distingue cielo y tierra: "La tierra", es el mundo de los hombres (cf Sal 115, 16). "E1 cielo" o "los cielos" puede designar el firmamento (cf Sal 19, 2), pero también el "lugar" propio de Dios: "nuestro Padre que está en los cielos" (Mt 5, 16; cf Sal 115, 16), y por consiguiente también el "cielo", que es la gloria escatológica. Finalmente, la palabra "cielo" indica el "lugar" de las criaturas espirituales -los ángeles- que rodean a Dios.

327 La profesión de fe del IV Concilio de Letrán afirma que Dios, "al comienzo del tiempo, creó a la vez de la nada una y otra criatura, la espiritual y la corporal, es decir, la angélica y la mundana; luego, la criatura humana, que participa de las dos realidades, pues está compuesta de espíritu y de cuerpo" (DS 800; cf DS 3002 y SPF 8).

Los ángeles

La existencia de los ángeles, una verdad de fe

328 La existencia de seres espirituales, no corporales, que la Sagrada Escritura llama habitualmente ángeles, es una verdad de fe. E1 testimonio de la Escritura es tan claro como la unanimidad de la Tradición.

Quiénes son los ángeles

angel de Dios

329 S. Agustín dice respecto a ellos: "Angelus officii nomen est, non naturae. Quaeris numen huins naturae, spiritus est; quaeris officium, ángelus est: ex eo quad est, spiritus est, ex eo quod agit, ángelus" ("El nombre de ángel indica su oficio, no su naturaleza. Si preguntas por su naturaleza, te diré que es un espíritu; si preguntas por lo que hace, te diré que es un ángel") (Psal. 103, 1, 15). Con todo su ser, los ángeles son servidores y mensajeros de Dios. Porque contemplan "constantemente el rostro de mi Padre que está en los cielos" (Mt 18, 10), son "agentes de sus órdenes, atentos a la voz de su palabra" (Sal 103, 20).

330 En tanto que criaturas puramente espirituales, tienen inteligencia y voluntad: son criaturas personales (cf Pío XII: DS 3891) e inmortales (cf Lc 20, 36). Superan en perfección a todas las criaturas visibles. El resplandor de su gloria da testimonio de ello (cf Dn 10, 9-12).

Cristo "con todos sus ángeles"

331 Cristo es el centro del mundo de los ángeles. Los ángeles le pertenecen: "Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria acompañado de todos sus ángeles..." (Mt 25, 31). Le pertenecen porque fueron creados por y para E1: "Porque en él fueron creadas todas las cosas, en los cielos y en la tierra, las visibles y las invisibles, los Tronos, las Dominaciones, los Principados, las Potestades: todo fue creado por él y para él" (Col 1, 16). Le pertenecen más aún porque los ha hecho mensajeros de su designio de salvación: "¿Es que no son todos ellos espíritus servidores con la misión de asistir a los que han de heredar la salvación?" (Hb 1, 14).

332 Desde la creación (cf Jb 38, 7, donde los ángeles son llamados "hijos de Dios") y a lo largo de toda la historia de la salvación, los encontramos, anunciando de lejos o de cerca, esa salvación y sirviendo al designio divino de su realización: cierran el paraíso terrenal (cf Gn 3, 24), protegen a Lot (cf Gn 19), salvan a Agar y a su hijo (cf Gn 21, 17), detienen la mano de Abraham (cf Gn 22, 11), la ley es comunicada por su ministerio (cf Hch 7,53), conducen el pueblo de Dios (cf Ex 23, 20-23), anuncian nacimientos (cf Jc 13) y vocaciones (cf Jc 6, 11-24; Is 6, 6), asisten a los profetas (cf 1 R 19, 5), por no citar más que algunos ejemplos. Finalmente, el ángel Gabriel anuncia el nacimiento del Precursor y el de Jesús (cf Lc 1, 11.26).

333 De la Encarnación a la Ascensión, la vida del Verbo encarnado está rodeada de la adoración y del servicio de los ángeles. Cuando Dios introduce "a su Primogénito en el mundo, dice: 'adórenle todos los ángeles de Dios"' (Hb 1, 6). Su cántico de alabanza en el nacimiento de Cristo no ha cesado de resonar en la alabanza de la Iglesia: "Gloria a Dios..." (Lc 2, 14). Protegen la infancia de Jesús (cf Mt 1, 20; 2, 13.19), sirven a Jesús en el desierto (cf Mc 1, 12; Mt 4, 11), lo reconfortan en la agonía (cf Lc 22, 43), cuando E1 habría podido ser salvado por ellos de la mano de sus enemigos (cf Mt 26, 53) como en otro tiempo Israel (cf 2 M 10, 29-30; 11,8). Son también los ángeles quienes "evangelizan" (Lc 2, 10) anunciando la Buena Nueva de la Encarnación (cf Lc 2, 8-14), y de la Resurrección (cf Mc 16, 5-7) de Cristo. Con ocasión de la segunda venida de Cristo, anunciada por los ángeles (cf Hb 1, 10-11), éstos estarán presentes al servicio del juicio del Señor (cf Mt 13, 41; 25, 31 ; Lc 12, 8-9).

Los ángeles en la vida de la Iglesia

334 De aquí que toda la vida de la Iglesia se beneficie de la ayuda misteriosa y poderosa de los ángeles (cf Hch 5, 18-20; 8, 26-29; 10, 3-8; 12, 6-11; 27, 23-25).

335 En su liturgia, la Iglesia se une a los ángeles para adorar al Dios tres veces santo (cf MR, "Sanctus"); invoca su asistencia (así en el "In Paradisum deducant te angeli..." ("Al Paraíso te lleven los ángeles...") de la liturgia de difuntos, o también en el "Himno querubínico" de la liturgia bizantina) y celebra más particularmente la memoria de ciertos ángeles (S. Miguel, S. Gabriel, S. Rafael, los ángeles custodios).

336 Desde su comienzo (cf Mt 18, 10) a la muerte (cf Lc 16, 22), la vida humana está rodeada de su custodia (cf Sal 34, 8; 91, 1013) y de su intercesión (cf Jb 33, 23-24; Za 1,12; Tb 12, 12). "Cada fiel tiene a su lado un ángel como protector y pastor para conducirlo a la vida" (S. Basilio, Eun. 3, 1). Desde esta tierra, la vida cristiana participa, por la fe, en la sociedad bienaventurada de los ángeles y de los hombres, unidos en Dios.

La caída de los ángeles

391 Tras la elección desobediente de nuestros primeros padre es se halla una voz seductora, opuesta a Dios (cf. Gn 3,1-5) que, por envidia, los hace caer en la muerte (cf. Sb 2,24). La Escritura y la Tradición de la Iglesia ven en este ser un ángel caído, llamado Satán o diablo (cf. Jn 8,44; Ap 12,9). La Iglesia enseña que primero fue un ángel bueno, creado por Dios. "Diabolus enim et alii daemones a Deo quidem natura creati sunt boni, sed ipsi per se facti sunt mali" ("El diablo y los otros demonios fueron creados por Dios con una naturaleza buena, pero ellos se hicieron a sí mismos malos") (Cc. de Letrán IV, año 1215: DS 800).

392 La Escritura habla de un pecado de estos ángeles (2 P 2,4). Esta "caída" consiste en la elección libre de estos espíritus creados que rechazaron radical e irrevocablemente a Dios y su Reino. Encontramos un reflejo de esta rebelión en las palabras del tentador a nuestros primeros padres: "Seréis como dioses" (Gn 3,5). El diablo es "pecador desde el principio" (1 Jn 3,8), "padre de la mentira" (Jn 8,44).

393 Es el carácter irrevocable de su elección, y no un defecto de la infinita misericordia divina lo que hace que el pecado de los ángeles no pueda ser perdonado. "No hay arrepentimiento para ellos después de la caída, como no hay arrepentimiento para los hombres después de la muerte" (S. Juan Damasceno, f.o. 2,4: PG 94, 877C).

394 La Escritura atestigua la influencia nefasta de aquel a quien Jesús llama "homicida desde el principio" (Jn 8,44) y que incluso intentó apartarlo de la misión recibida del Padre (cf. Mt 4,1-11). "El Hijo de Dios se manifestó para deshacer las obras del diablo" (1 Jn 3,8). La más grave en consecuencias de estas obras ha sido la seducción mentirosa que ha inducido al hombre a desobedecer a Dios.

395 Sin embargo, el poder de Satán no es infinito. No es más que una criatura, poderosa por el hecho de ser espíritu puro, pero siempre criatura: no puede impedir la edificación del Reino de Dios. Aunque Satán actúe en el mundo por odio contra Dios y su Reino en Jesucristo, y aunque su acción cause graves daños -de naturaleza espiritual e indirectamente incluso de naturaleza física-en cada hombre y en la sociedad, esta acción es permitida por la divina providencia que con fuerza y dulzura dirige la historia del hombre y del mundo. El que Dios permita la actividad diabólica es un gran misterio, pero "nosotros sabemos que en todas las cosas interviene Dios para bien de los que le aman" (Rm 8,28)

 

angel de la guardia


Pbro. Mario Montes Moraga
Departamento de Animación Bíblica
Centro Nacional de Catequesis

Más publicaciones del autor|Ver todas las publicaciones|

Fecha de publicación: Jueves 02 de octubre 2014