El día de "Candelaria": La Presentación del Señor

PresentacionEste 2 de febrero, celebra la Iglesia la fiesta de la Presentación del Señor, la Candelaria como antes era conocida. Es una fiesta cristocéntrica, es decir, una fiesta que celebra lo siguiente: que el niño Jesús fue presentado a Dios, en brazos de su madre María (Lc 2,22-40), acontecimiento que nos recuerda que toda la vida de Cristo, desde su entrada a este mundo (Heb 10,5), hasta su consumación y muerte sobre el altar de la cruz (Jn 19,30) fue una continua ofrenda al Padre.

Pero esta ofrenda de Cristo tuvo dos momentos “fuertes”, por llamarlos de alguna forma: la presentación en el templo de Jerusalén (Lc 2,22-40) y la inmolación en el Calvario (Jn 19,16-30). Y existe una profunda relación entre ambas. Aquella fue el “ofertorio”, ésta la consagración del único gran sacrificio, hecho por el Sumo Sacerdote Jesucristo. Y en ambas estuvo presente María su Madre (Lc 2,34-35; Jn 19,25-27).

Sus orígenes e historia

Aunque esta fiesta del 2 de febrero cae fuera del tiempo de Navidad, es una parte integrante del acontecimiento de Navidad. Es una chispa de la luz de la Navidad. Es toda una epifanía o manifestación del Señor, a los 40 días de su nacimiento. Navidad, Epifanía y Presentación del Señor son tres paneles de un tríptico litúrgico. Es una fiesta antiquísima de origen oriental. La Iglesia de Jerusalén la celebraba ya en el siglo IV d. C. Se celebraba allí a los cuarenta días de la fiesta de la Epifanía, el 14 de febrero. La peregrina Egeria, que cuenta esto en su famoso diario, añade el interesante comentario de que se "celebraba con el mayor gozo, como si fuera la pascua misma".

Desde Jerusalén, la fiesta se propagó a otras iglesias de Oriente y de Occidente. En el siglo VII, si no antes, había sido introducida en Roma. Se asoció con esta fiesta una procesión de las candelas. La Iglesia romana celebraba la fiesta cuarenta días después de la Navidad. Entre las iglesias orientales se conocía esta fiesta como "La fiesta del Encuentro" (en griego, Hypapante), nombre muy significativo y expresivo, que destaca un aspecto fundamental de la fiesta: el encuentro del Ungido o Mesías de Dios con su pueblo. El evangelista San Lucas narra el hecho en el capítulo 2 de su evangelio (ver Lc 2,22-28). Obedeciendo a la ley mosaica, los padres de Jesús llevaron a su hijo al templo, cuarenta días después de su nacimiento, para presentarlo al Señor y hacer una ofrenda por él.

Esta fiesta comenzó a ser conocida en Occidente, desde el siglo X, con el nombre de Purificación de la bienaventurada Virgen María. Fue incluida entre las fiestas de Nuestra Señora. Pero esto no era del todo correcto, ya que la Iglesia celebra en este día, esencialmente, un misterio de nuestro Señor. En el calendario romano, revisado en 1969, se cambió el nombre por el de "La Presentación del Señor". Esta es una indicación más verdadera de la naturaleza y del objeto de la fiesta. Sin embargo, ello no quiere decir que dejemos de lado el papel importantísimo de María en los acontecimientos que celebramos. Los misterios de Cristo y de su madre están estrechamente ligados, de manera que nos encontramos aquí con una especie de celebración dual, una fiesta de Cristo y, a la vez, de María su madre.

La “purificación” de la madre

San Lucas en su evangelio cuenta con detalle aquel acontecimiento: Cuando se cumplieron los días de la purificación (de ellos), llevaron a Jesús a Jerusalén para presentarlo al Señor (Lc 2,22-23). En el pueblo de Israel existían dos ritos, con relación a los niños primogénitos y a su madre, es decir, el primero que nacía en relación con su mamá. Uno era el rescate o consagración de los primogénitos y otro el de la purificación de la madre.

Todo niño primogénito israelita era rescatado (ver Éx 13,1-2.11; 34,19-20), pues le pertenecían a Dios. Los animales se ofrecían en sacrificio, pero los niños eran rescatados (Núm 3,40-47). Por eso, Dios no permite el sacrificio de Isaac, pues nunca deben sacrificarse a los seres humanos (ver Gén 22,1-19). Además, cuando una madre judía daba a luz un varón, quedaba “impura” durante cuarenta días. Es decir, no podía participar del culto, era una “impureza ritual”, no moral. Esta “impureza” no es pecaminosa, como la entendemos nosotros.

Purificacion

 

Eran creencias del pueblo de Israel que la mujer, al dar a luz, quedaba “impura”, es decir, el misterio de la generación y del parto conllevaba cierta pérdida de sangre, que para los judíos era pérdida de vitalidad, lo que la hacía no estar en condiciones de participar en el culto. Decir que la mujer quedaba “impura” en Israel, es como decir entre nosotros, durante la “cuarentena” de la madre, que tenía que recuperarse... Y antes, recordemos, nuestras madres “guardaban” escrupulosamente la cuarentena, como tiempo de recuperación.

De tal manera que María tenía que “purificarse”, aunque ella no era pecadora, ni nada por el estilo. Tampoco quiere decir esto que tanto el acto sexual o el parto en sí sean pecaminosos... (ver Lev 12,1-8). María cumple, como buena creyente judía, lo prescrito por la ley. Y, por otra parte, ella es tipo y modelo de acogida y de ofrenda: acoge al Hijo del Padre para ofrecerlo por nosotros. Se somete a la ley, como hará Cristo posteriormente, justamente para que nosotros fuéramos dispensados del peso de la ley (Gál 4,4-5).

La Iglesia recuerda este episodio de la Sagrada Familia como un misterio gozoso (el cuarto misterio gozoso del Santo Rosario). Pero, en realidad, no se trata de un misterio gozoso solamente, sino de un misterio doloroso, porque María ofrece a su Hijo al Padre y toda ofrenda es renuncia. Ya lo canta San Bernardo, en su apóstrofe afectuoso a María:

“Ofrece tu Hijo, Virgen sagrada, y presenta al Señor el fruto bendito de tu vientre. Ofrece por la reconciliación de todos nosotros, la víctima santa, agradable a Dios...”

Ahora bien, la presentación del niño en el templo no era obligatoria, pero sí era practicada por la gente piadosa de Israel (Núm 18,15; 1 Sam 1,24-28). De allí que José y María aparecen como fieles observantes de estas prescripciones y ofreciendo lo que la ley mandaba, dos tórtolas o dos pichones. San Lucas con esto quiere enseñarnos que Jesús es una persona consagrada a Dios, un “Santo de Dios” (Lc 1,35). Jesús ha sido entregado y ofrecido como víctima a Dios, desde los primeros días de su existencia.

Y todo esto lo lleva a cabo en Jerusalén, en el templo del Señor. La ciudad santa es el lugar de la salvación de Dios: allí estará Jesús entre los doctores (Lc 2,41-50), allí será tentado (Lc 4,9), hacia ella se dirigirá, siendo adulto, para consumar su Pascua y ser llevado al cielo (Lc 9,51-52), en ella entrará de manera solemne el día de Ramos (Lc 19,28-40), en ella celebrará la Pascua y morirá en la cruz (Lc 22-23), en ella resucitará y de ella subirá al cielo (Lc 24,1-12.36-51). De Jerusalén saldrán los discípulos a fundar la Iglesia y a evangelizar (Lc 24,52-53), después de haber orado en ella y haber recibido en ella al Espíritu Santo (Hech1.1-14; 2,1-4).

Nos ofrecemos nosotros a Dios

La tradición de la Iglesia ha reconocido este gesto de ofrenda de María y ha intentado que los fieles tomen conciencia de su consagración bautismal. Nuestra vida de bautizados es, en efecto, toda una consagración al Padre por el Hijo en el Espíritu Santo. Por eso, cuando somos bautizados, el sacerdote, al utilizar la fórmula trinitaria, en el momento del bautismo, dice: Yo te bautizo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, pero no añade Amén. Porque toda la vida de un cristiano debe ser un continuo “Amén...”

Todos, en ese sentido, tenemos “una presentación en el templo” en las fechas de nuestra vida de bautizados: desde la primera pascua el día de nuestro bautismo, hasta la última pascua, el día de nuestra muerte. Esta presentación se realiza de una manera particular, cuando se responde a una llamada de Cristo, para seguirlo más de cerca, en una vocación específica o particular, sacerdotal, religiosa o laical. Nuestra vida debe ser un continuo ir al encuentro de Cristo que viene, como “triunfador glorioso y definitivo”. Por eso, podemos exclamar: ¡Maranatha! ¡Ven, Señor Jesús! (Ap 22,17.20; 1 Cor 16,22).

Cirio

La procesión de las candelas

La bendición de las candelas, tan querida por nuestra gente en las parroquias, es, junto con la Vigilia Pascual, una celebración de la luz. Cristo es la luz del mundo (Lc 8,29-32; Jn 8,12; 11,9), que nos comunica la vida nueva en el bautismo, e ilumina nuestro camino hacia el cielo. En las manos de los cristianos, el cirio o candela encendida es símbolo de la fe, que es participación de la luz divina (1 Jn 1,5-7).

Por eso todos llevamos un cirio en todos los momentos importantes de nuestra vida de bautizados y bautizadas: cuando recibimos el sacramento del bautismo, el día de nuestra primera comunión, al renovar las promesas bautismales. Esta misma renovación de las promesas en la Vigilia Pascual, en la profesión religiosa de los consagrados y consagradas y, en particular, al acercarse el paso de este mundo al Padre.

Finalmente, el cirio pascual en los funerales o exequias cristianas, expresa justamente el paso a la Pascua eterna. Si los cristianos vivimos de la esperanza y somos “personas que esperan...”, el cirio o candela encendida subrayan o ponen de manifiesto esta actitud tan hermosa y cristiana y la procesión de las candelas expresa muy bien nuestro caminar al encuentro de Cristo que viene...

Celebremos con alegría esta fiesta de la Presentación del Señor y ofrezcámonos junto con Cristo Niño al Padre Celestial.


 

Pbro. Mario Montes Moraga
Departamento de Animación Bíblica
Centro Nacional de Catequesis

Más publicaciones del autor|Ver todas las publicaciones|

Fecha de publicación: 2 de febrero 2015